The female body is a deviation

“Whenever male bodies are represented as monstrous in the horror film they assume characteristics usually associated with the female body: they experience a blood cycle, change shape, bleed, give birth, become pen­etrable, are castrated. Traditionally, the male body has been viewed as norm; the female body a deviation.”

Dark Desires: Male Masochism in the Horror Film, Barbara Creed.

Ese sonido horrible de chorro enérgico que hace el agua al salir con tanta fuerza

«Ese sonido horrible de chorro enérgico que hace el agua al salir con tanta fuerza, a borbotones, en el sanitario del centro comercial es el canto burlón de “¡mierda, mierda!”. Nada podrá presentar suficiente resistencia para lograr decir un adiós ante un chorro tan enérgico, y aquella voz que murmura bon voyage es borrada, aniquilada en el estruendo, ni un mínimo tonillo se podrá percibir.

A propósito, hace poco se descubrió que en los baños públicos, en particular en los de las grandes tiendas y centros comerciales, hay una cantidad notable de mujeres que, por sentir vergüenza del humilde sonido producido cuando orinan, tiran de la cadena para hacer bajar el agua y producir ese ruido de chorro tremendo; todo con el propósito de ocultar la evidencia sonora de su propia operación. Esta información me llegó por medio de una revista semanal que conozco. Avergonzadas de la voz baja producida por su propio cuerpo, reclutan las vociferaciones violentas de una voz ajena. ¿Qué significa esto?»

Karada: El cuerpo en la cultura japonesa, Michataro Tada.

Hoy las orejas sólo son algo para perforar y llevar pendientes

«En el pasado, teníamos a veces alguna que otra palabra a favor de estos sentidos inferiores: por ejemplo, podía decirse de alguien que sus orejas eran fukumimi (orejas de buena suerte). Pero hoy las orejas sólo son algo para perforar y llevar pendientes, y no mucho más que eso. (…) En paralelo al agrandamiento de los ojos —hasta llegar incluso a tamaños absurdos—, las orejas, la nariz y la bocan deberían ir achicándose en la misma absurda proporción. (…) Muy pronto, podríamos encontrar algunas manga (historietas) en las que los ojos ocupen más de la mitad del rostro. ¿Está bien —piensa usted, estimado lector— que el ser humano del futuro proceda en esa dirección?».

Karada: El cuerpo en la cultura japonesa, Michataro Tada.

Splice in your body sounds with the body sounds of your best friend and see how familiar he gets

“The realization that something as familiar to you as the movements of your intestines the sound of your breathing the beating of your heart is also alien and hostile does make one feel a bit insecure at first. Remember that you can separate yourself from the ‘Other Half’ from the word. The word is spliced in with the sound of your intestines and breathing with the beating of your heart. The first step is to record the sounds of your body and start splicing them in yourself. Splice in your body sounds with the body sounds of your best friend and see how familiar he gets. Splice your body sounds in with air hammers. Blast jolt vibrate the ‘Other Half’ right out into the street. Splice your body sounds in with anybody or anything. Start a tapeworm club and exchange body sound tapes. Feel right out into your neighbor’s intestines and help him digest his food. Communication must become total and conscious before we can stop it.

The Ticket That Exploded, William S. Burroughs.