Hybristophilia

“Hybristophilia ‘is a paraphilia of the predatory type in which sexual arousal, facilitation, and attainment of orgasm are responsive to and contingent upon being with a partner known to have committed an outrage, cheating, lying, known infidelities or crime, such as rape, murder, or armed robbery.’ The term is derived from the Greek word ὑβρίζειν hubrizein, meaning ‘to commit an outrage against someone’ (ultimately derived from ὕβρις hubris ‘hubris’), and philo, meaning ‘having a strong affinity/preference for’. In popular culture, this phenomenon is also known as ‘Bonnie and Clyde Syndrome’.”

Wikipedia

El día que descubrí la violencia

Cuando inicié la serie de remixes sonoros de películas titulada The Sound Screen, lo hice sin ninguna idea preconcebida, la única condición era que todo el sonido procediese de películas. Quizás por esta razón la segunda entrega de la serie no se parece en nada a la primera. The Sound Screen #001 (Droolworthy) surge de dos comedias románticas comerciales y termina siendo una pieza experimental, mientras que The Sound Screen #002 (The Day I Discovered Violence) nace de una película independiente un tanto atípica (Bronson de Nicolas Winding Refn), aunque no experimental, para terminar siendo un remix «clásico».

No me planteé en ningún momento ese resultado, al menos no de manera consciente, pero inconscientemente creo que no podría haber concebido nunca un remix sonoro de Bronson sin ciertas canciones que salen en la película, porque no puedo pensar en Bronson sin escuchar en mi cabeza The Electrician de The Walker Brothers o Digital Versicolor de Glass Candy.

Por otro lado, está la pregunta de por qué elegí Bronson. La elección de películas para remezclar viene dada por una atracción subjetiva. No obstante, mientras las dos películas de las que salió Droolworthy simplemente me gustan, Bronson me fascina. Hay películas buenas, películas bien hechas, película entretenidas, películas que me gustan y películas que me hipnotizan profundamente, y Bronson es un agujero negro en el que podría perderme para siempre.

He de confesar que la primera vez que vi Bronson me pareció un poco tediosa, tiene mucha voz en voz y mucho monólogo a cámara, lo que en general no suele atraerme, pero al mismo tiempo tiene algunos momentos tan fascinantes que a los pocos días volví a verla, y cada vez que la veo me engancha más y más. Esto significa que por un lado hacer un remix era fácil porque me sé la película de memoria, pero por otro era complicado porque me gusta demasiado como para estar satisfecha con nada que pudiera hacer con ella.

Cuando empecé a escoger los fragmentos de la película y a editar el remix, lo hice sin un concepto claro, pero al poco tiempo me di cuenta de que solo podía hablar sobre violencia, impotencia, la necesidad de destruir y la mutación de persona a personaje, o leyenda.

Bronson es una persona real, «el preso más violento de Gran Bretaña», y el remix comienza con algo que me parece clave, su cambio de nombre, el paso de persona a personaje. La voz que se escucha inmediatamente después es la del Bronson real (el único fragmento que no procede de la película, sino de los extras del DVD), integrada con la de Hardy, ambos diciendo «Charles Bronson», y seguida de «and all my life I wanted to be famous». La dicotomía múltiple entre persona real, personaje público, personaje interpretado y actor que lo interpreta…

Curiosamente, la primera vez que vi a Tom Hardy pensé en esa dicotomía entre realidad e interpretación. Fue en una comedia bastante olvidable titulada Scenes of a Sexual Nature en la que Hardy hace de postadolescente de extrarradio. Aunque no sale ni diez minutos, en cuanto lo vi pensé: «Este tío o es así de verdad o es un actor como la copa de un pino». No era así de verdad… El Bronson de Hardy es absorbente, embriagador, una mezcla esquizofrénica de furia y ambigüedad. De ahí la idea de mezclar el techno pop gay de Pet Shop Boys con la pelea a puñetazos.

De todas formas, cuando pienso en Hardy/Bronson pienso sobre todo en el plano que más me desconcierta y cautiva de la película; esa mirada al vacío, inmóvil, en silencio, con la chica bailando semidesnuda detrás y Digital Versicolor. Aunque quizás sea solo porque me obsesiona el color azul… y Tom Hardy, vale… y Nicolas Winding Refn, sí, también…

The Sound Screen (o sobre cómo a veces terminas haciendo las cosas por los caminos más insospechados)

Siempre he tenido en la cabeza hacer un podcast o similar basado en bandas sonoras de películas, y con banda sonora no me refiero a música, sino a todo el conjunto sonoro. No obstante, nunca he llegado muy lejos porque es un trabajo lento y complicado (admito que soy muy vaga), y además no tengo mucha maña, ni conocimientos, para editar sonido. Tras procrastinar el asunto una y otra vez, esta semana ha terminado tomando forma bajo el título The Sound Screen de una manera un poco laberíntica.

De vez en cuando, aparecen entes que de repente me fascinan profundamente, tanto que tengo que hacer algo con ellos, lo que sea. Ese ‘lo que sea’ suele adquirir forma sonora, no tengo muy claro por qué, ya que en realidad de lo que yo sé, lo que he hecho siempre, es cine/vídeo, no sonido. Sospecho que esta necesidad incongruente de llevar lo que me fascina hacia el terreno de lo sonoro tiene que ver con lo que soy y lo que deseo. El cine es algo que tengo dentro prácticamente desde que nací, algo tan asumido, tan interiorizado, que solo puedo verlo como lo que soy, mientras que el sonido es la otra cara de la moneda, el yin del yang, lo que me hipnotiza porque es el otro, lo que me completa.

Volviendo al tema que nos ocupa… Este podcast, o serie de piezas sonoras o lo que vaya a ser finalmente, era una entelequia hasta que hace unas semanas apareció uno de esos entes fascinantes viendo All That Heaven Allows. El ente en cuestión es Rock Hudson, un actor en quien nunca había pensado demasiado porque la verdad es que sus dotes interpretativas nunca fueron cosa del otro jueves. Es uno de esos actores inexpresivos incapaces de resultar creíbles en según qué papel, pero cuando esa impasibilidad está bien llevada, como en All That Heaven Allows, resulta mucho más atractiva que cualquier aspaviento, que por otro lado es algo que no soporto… ¿Muecas? ¿Sobreactuaciones? No, gracias.

Aquí he de hacer un inciso para confesar que siempre he sido muy esteta. No soporto la estética vacía, eso sí, la forma sin contenido, pero siempre me han fascinado cineastas muy estetas, desde Peter Greenaway a Carl Theodor Dreyer o Nicolas Winding Refn. Douglas Sirk es uno de esos estetas, y en All That Heaven Allows lo lleva quizás más lejos que en ninguna otra de sus películas.

All That Heaven Allows es pura belleza visual, y lo más visualmente hermoso es ese personaje masculino sencillo, directo, abierto y ajeno al mundo capitalista. Rock Hudson/Ron Kirby es el sonido de fondo que se cuela en la banda sonora anodina de los Estados Unidos más bucólicos de los años 50, el ruido desestabilizador que interrumpe la nada cotidiana. La gran contradicción es que es un ruido mucho más hermoso que el sonido impecable en el que interfiere. Y no es solo hermoso por la pureza que destila, obviamente, hay una cuestión de atractivo físico que está muy patente en toda la película.

No obstante, la primera pieza de The Sound Screen no sale de esta película, sino de dos comedias románticas que recuperé al hilo de ella (las había visto de pequeña y no las recordaba mucho): Pillow Talk y Lover Come Back. En All That Heaven Allows, aunque Hudson es visto por algunos personajes como un puro objeto de deseo, no funciona esencialmente en ese sentido, mientras que en Pillow Talk y Lover Come Back sí se ciñe básicamente a eso.

Precisamente durante los días en los que vi estas películas, una de las palabras del día de Oxford Dictionaries Online fue droolworthy, que significa ‘extremadamente atractivo o deseable’, aunque literalmente se podría traducir como ‘digno de que se te caiga la baba’. La palabra me hizo gracia, y me remitió inmediatamente a Hudson en las dos comedias mencionadas, porque al verlas queda muy claro que está ahí simplemente como señor rematadamente atractivo por el que pierden la baba todas las señoras.

Teniendo ya un ente de fascinación y un título, estaba claro que tenía que hacer algo con eso. La verdad es que lo primero que salió de todo el asunto fue una imagen que surgió de casualidad al hacer un data bending con una foto de Hudson. La imagen no está retocada, quedó así tal cual al abrir el archivo; con la boca, la oreja y el cigarro. La oreja fue la señal definitiva, tenía que empezar ya mi serie sonora sobre películas.

Lo primero que probé fue a convertir la imagen en sonido, que viene a ser lo que hago siempre debido a mis reducidas aptitudes musicales. Como era de esperar, salió un ruido insoportable que, además de ser la cosa menos droolworthy posible, no tenía nada que ver con el concepto, que era el deseo sexual femenino.

Pensando en sonidos droolworthy, en lo sublime e irreal, decidí que tenía que ser un drone, y de alguna manera me las apañé para generar un drone (quasiarmónico, como me dijo alguien) a partir de un fragmento de Pillow Talk. Para mí ese drone era algo onírico y etéreo, el sonido de una construcción quimérica que no tiene lugar en la realidad, solo en el objeto de deseo imaginado, o generado, a través del universo ficticio del cine, o quizás de la psique femenina (e incluso gay, no olvidemos que en las dos películas hay subtexto en ese sentido).

El drone se termina, como todos los sueños, con un corte repentino a la realidad. Nos despertamos de nuestra utopía del deseo con Doris Day diciendo: «Oh, he tenido un sueño maravilloso». Curiosamente, en la película dice esto al despertarse medio desnuda, en la cama, con su objeto de deseo, tras una noche de ‘borrachera blackout’ que termina en el primer polvo. Todo sugerido, pero no mostrado, que esto es una comedia romántica ‘amable’ de 1961…

El resultado de esta primera pieza de The Sound Screen tiene muy poco que ver con la estética típica del remix sonoro, que en principio era lo que pretendía hacer con las películas, pero es que nunca se me ha dado bien hacer lo que se supone que debería hacer… De todas formas, para la segunda pieza sí estoy intentando hacer algo que se acerca al remix al uso, en este caso a partir de Bronson, que es una película que me fascina, de un director que me fascina y con un actor que me fascina. Just fascination, just fascination, just private fascination

Is this what love feels like?

“Chemistry deals with the reactions between elementary forms of matter. Separate the elements, and you negate the reaction. (…) when some chemicals mix, they combust, and explode. (…) When some elements come together, they create a reaction that can’t be reversed. They transcend chemistry.”

Dexter, Chemistry (episode 7, season 7)

Mamihlapinatapai

“Mamihlapinatapai (sometimes spelled mamihlapinatapei) is a word from the Yaghan language of Tierra del Fuego, listed in The Guinness Book of World Records as the “most succinct word”, and is considered one of the hardest words to translate. It refers to a look shared by two people, each wishing that the other will offer something that they both desire but are unwilling to suggest or offer themselves.”

Wikipedia

92 Films I Like in Alphabetical Order

This afternoon I wrote this list with 92 films that I like to make a short video.

01. A History of Violence
02. A Simple Plan
03. A Zed & Two Noughts
04. After Hours
05. Alphaville, une étrange aventure de Lemmy Caution
06. Arrebato
07. Back to the Future
08. Barton Fink
09. Blow-Up
10. Body Heat
11. Bubble
12. Buffalo 66
13. Cotton Club
14. Crash
15. Crimes and Misdemeanors
16. Cry Baby
17. Charade
18. Dangerous Liaisons
19. Dead Man
20. Dersu Uzala
21. Die Hard
22. Down by Law
23. Dracula
24. Drive
25. Drowning by Numbers
26. Ed Wood
27. Everyone Says I Love You
28. Exotica
29. Fear and Loathing in Las Vegas
30. Ferris Bueller’s Day Off
31. Fight Club
32. Forgetting Sarah Marshall
33. Godfellas
34. Half Nelson
35. Heathers
36. Hedwig and the Angry Inch
37. Indiana Jones and the Last Crusade
38. Indiana Jones and the Temple of Doom
39. Kick-Ass
40. L’année dernière à Marienbad
41. L’atalante
42. La pianiste
43. Lars and the Real Girl
44. Leningrad Cowboys Go America
45. Looking for Mr. Goodbar
46. Lost Highway
47. M. Butterfly
48. Manhattan Murder Mystery
49. Match Point
50. My Beautiful Laundrette
51. My Own Private Idaho
52. Mystery Train
53. Night on Earth
54. North by Northwest
55. On connaît la chanson
56. Paris, Texas
57. Peeping Tom
58. Persona
59. Point Break
60. Raiders of the Lost Ark
61. Rashomon
62. Schizopolis
63. Secretary
64. Seven
65. Sex, Lies and Videotapes
66. Simple Men
67. Singing in the Rain
68. Some Like it Hot
69. Splendor In The Grass
70. Star Wars
71. The Adjuster
72. The Age of Innocence
73. The Belly of an Architect
74. The Brown Bunny
75. The Conversation
76. The Cook the Thief His Wife & Her Lover
77. The Empire Strikes Back
78. The Imaginarium of Doctor Parnassus
79. The Last Seduction
80. The Living End
81. The Matrix
82. The Moderns
83. The Pillow Book
84. The Princess Bride
85. The Social Network
86. The Usual Suspects
87. Three Colors: Red
88. Underworld
89. V for Vendetta
90. Velvet Goldmine
91. Walkabout
92. Zodiac

Akrasia

Akrasia (ancient Greek ἀκρασία, “lacking command (over oneself)”), occasionally transliterated as acrasia, is the state of acting against one’s better judgment.

The problem goes back at least as far as Plato. Socrates (in Plato’s Protagoras) asks precisely how this is possible – if one judges action A to be the best course of action, why would one do anything other than A?

Wikipedia

El corazón

“(…) en vez de pretender conseguir algo a fuerza de voluntad, si imaginamos sencillamente que lo lograremos, nuestro deseo se vuelve realidad. Cualquiera que sepa emplear su corazón verá la realización de sus anhelos.

Desde tiempos remotos hasta hoy en día, el ser humano ha ido inventando un sin fin de cosas. He aquí una mesa. Esta no existe desde siempre, nació del uso de la imaginación. La imaginación precede siempre a todo lo que existe; sólo después interviene la palabra. Si procedemos en este mismo orden, paso a paso, sin desviarnos y con firmeza, nuestro deseo se cumplirá”.

El corazón by Haruchika Noguchi